cabecera
hist
noti
galeria
videos
foro

Historia

“COMPARSA CABALLEROS DE CARDONA”

 

La Comparsa “Caballeros de Cardona” es una agrupación festera fundada para participar en las Fiestas de Moros y Cristianos que la villa de Sax dedica del 1 al 5 de febrero a su Patrón San Blas.
Una de las imágenes del mundo medieval que cautiva con más fuerza la imaginación del hombre moderno es la del caballero andante. La literatura y el arte se han ocupado, repetidamente, de este prototipo del guerrero cristiano, ligado por un solemne juramento a la defensa de las causas más nobles y a la práctica de un rígido código de honor. Su mundo aparece ante nuestros ojos como una sugestiva combinación de elementos de barbarie semipagana, mística religiosa y galantería cortesana, que configuran una realidad individual sumamente compleja y que, probablemente, guarda ya muy poca relación con el verdadero papel que la caballería medieval desempeñó en el orden feudal europeo.

Dejando ya a un lado la primera palabra del nombre de la Comparsa, “Caballeros”, pasemos ahora a analizar el segundo término: “Cardona”. ¿Qué sabemos de Cardona, aparte de que es una villa de la provincia de Barcelona, famosa por sus minas de sal y potasa? Se trata de una villa con importantes restos arquitectónicos y artísticos, con un poderoso castillo que engloba a la colegiata románica de San Vicente, obra maestra del estilo lombardo en Cataluña, consagrada en el año 1040; y una iglesia parroquial, consagrada el año 1397.

castell

castillo cardona

colegiata

colegiata


Su origen histórico se remonta al siglo X, cuando Cardona se encontraba en el límite entre los condados catalanes y los territorios musulmanes. Los sarracenos de Almanzor devastaron Cardona el año 985. Después de saquearla, se marcharon, dejando deshabitada una considerable zona de terreno.
El Conde Borrell II necesitaba repoblar esta zona para impedir la penetración de los moros en los condados catalanes. Por eso escribió la carta de repoblación el año 986, documento que se conserva en el Archivo Municipal de Cardona.

castell
En esta carta de repoblación prometía dar seguridad a las personas que vinieran a repoblar Cardona. Administraría debidamente la justicia y sancionaría los crímenes según las leyes góticas. Prometía rebajar los impuestos, y cada semana, los hombres de Cardona invertirían una jornada en la obra de las torres y los muros del castillo. Concedía a los vecinos de Cardona toda la sal que arrancasen el jueves de cada semana.

castell-
Pero la palabra Cardona pronto se convirtió en el apellido de una de las más importantes familias catalanas, que procede de la Casa Real de Francia, y tiene como tronco a Romón Folc, que pasó a Cataluña a luchar contra los árabes, a las órdenes de Carlomagno.

ramon-folc-v

 

Llevan el nombre de Vizcondes de Cardona desde que en el año 986 el Conde de Barcelona Borrell II dio a esta familia el reedificado castillo y región de Cardona.
Por la extensión de sus dominios en la Cataluña central y la explotación de las minas de sal, los Cardona se convirtieron en uno de los más ricos magnates del país, mientras que, por la situación geográfica del vizcondado, fueron constantemente el nexo entre los pequeños soberanos occidentales y pirenaicos y los Condes de Barcelona.
Entre los Cardona destacan RAMON FOLC I, muerto en el año 1086, gran personaje de las cortes de Ramón Berenguer I y Ramón Berenguer II; BERNAT AMAT, que participó en la expedición de Baleares de Ramón Berenguer III, en la de Almería de Ramón Berenguer IV y en la conquista de Lérida.

ramon-folc-VI

ramon-folc-VI


Guillermo, que después de la batalla de Muret continuó la lucha contra los cruzados de Simón de Monfort. RAMON FOLC V, indomable rebelde contra la autoridad de Jaime I; RAMON FOLC VI, llamado el “Prohom”, defensor de Gerona contra la invasión de Felipe el Atrevido; HUGO FOLC I, que fue también Conde de Ampurias, condado que tuvo que ceder a la familia real; HUGO FOLC II, gran personaje de la corte de Pedro III, que en 1375 creó para él el Condado de Cardona y que en 1386 heredó de su tío Ramón de Anglesola la baronía de Bellpuig y que en 1392 fue investido del almirantazgo por el rey Juan I.

juan ramon folc I

JUAN RAMON FOLC I


Su sucesor, JUAN RAMON FOLC I, segundo Conde de Cardona, acompañó al rey Martín a Sicilia en 1396 y luego intervino activamente en el parlamento catalán que precedió al fallo de Caspe. Su hijo JUAN RAMON FOLC II fue desde 1425 Conde de Prades como marido de la heredera de este dominio, unido desde entonces a la casa de Cardona. En 1442, al heredar el Condado de Cardona, renunció al de Prades a favor de su hijo, JUAN RAMON FOLC III, casado con la hija menor de Jaime de Urgel, una de las máximas personalidades del linaje y una de las mejores espadas de su tiempo; estuvo al servicio de Juan II en la guerra civil de 1462-1472, fue virrey de Sicilia y gran consejero de Fernando II de Aragón.
Su hijo JUAN RAMON FOLC IV, condestable de Aragón, compañero de armas y hombre de confianza de Fernando II, fue investido en 1491 del marquesado de Pallars y del Ducado de Cardona. Con su hijo FERNANDO, almirante del emperador, se extinguió la línea masculina de Cardona. Su heredera JUANA casó con el Duque de Segorbe y Conde de Ampurias, Alonso de Aragón, primo de Fernando el Católico, con lo que los Duques de Cardona antepusieron a su apellido el de Aragón. Un nieto de Juana y Alonso, ENRIQUE, fue en su vejez virrey de Cataluña en los difíciles días del levantamiento de 1640. Su nieta CATALINA casó con el Duque de Medinaceli, Juan de la Cerda, con lo que el Ducado de Cardona se vinculó a esta gran familia andaluza, que lo sigue teniendo en la actualidad.
Una vez vistos a grandes rasgos los principales miembros de la familia Cardona, veamos a continuación algunos datos sobre Ramón Folc, V Vizconde de Cardona, y según cuentan las antiguas crónicas, fue uno de los más principales caballeros de Cataluña, de extraordinarias fuerzas y estatura. Casó dos veces: la primera, con doña Esclaramunda, hija del Conde de Foix, Roger Bernat II, que logró efectuar una doble alianza con la casa de Cardona, pues casa a sus hijos Roger y Esclaramunda con Brunisenda y Ramón, hijos de los Vizcondes Ramón Folc IV y Agnes de Tarroja.
Viudo y sin sucesión de Esclaramunda de Foix, se casó con doña Sibila de Ampurias, hija del Conde de este nombre, Ponce Hugo III, con la cual procreó a RAMÓN FOLC VI, que le sucedió en el Vizcondado de Cardona, y a seis hijos más: Guillén de Cardona, que murió soltero en Marruecos luchando contra los moros; Hugo de Cardona, Arcediano de Barcelona; Bernardo Amat de Cardona, que contrajo matrimonio con doña Constanza Pinós; Pedro de Cardona; Brunesinda de Cardona, que casó dos veces: la primera, con Guillén de Cervellón, y la segunda, con Roger Bernardo; y Cecilia de Cardona, mujer de Álvaro de Cabrera, Vizconde de Ager.
Murió nuestro protagonista en Mallol el año 1276, siendo trasladado su cadáver al monasterio de Cardona, famoso por ser uno de los principales dirigentes de la nobleza catalana en la afirmación de sus derechos feudales ante el poder real de Jaime I, que intentaba recuperar los bienes cedidos a los nobles.


Para encontrar la relación entre el Vizconde de Cardona y nuestro pueblo debemos remontarnos en su juventud, cuando Jaime I conquistaba Mallorca y, posteriormente, Valencia.
Cabe observar que la reconquista –más de una decena de años- y la repoblación de Valencia fueron mucho más largas y complejas que la de Mallorca. Mientras que la conquista de la isla de Mallorca la habían propugnado los mercaderes catalanes con criterio defensivo, la del país sarraceno de Valencia la concibieron los aristócratas aragoneses con propósito expansivo, si bien Jaime I acertó a maniobrar y fueron el rey y la burguesía catalana quienes al final obtuvieron mayor provecho.
Jaime I conquistó Burriana en julio de 1233, y no tardaron en entregársele todos los fuertes castillos musulmanes de más al norte. Los sarracenos evacuaron totalmente aquellas tierras que constituirían luego el Maestrazgo, ya que fueron donadas a los caballeros de la orden militar del Temple, posteriormente de Montesa, en régimen latifundista. Otros latifundios valencianos septentrionales fueron la Tenencia del monasterio de Benifassà, y Morella, ganada y poseída por don Blasco de Alagón.
En el año 1236, cuando el rey Fernando III de Castilla se apodera de Córdoba, Jaime I convoca Cortes en Monzón con el propósito de acelerar la conquista sistemática del País Valenciano. El Papa Gregorio IX otorga la bula de Cruzada (1237) y, aunque el resultado de la convocatoria fuera débil, fue efectivo.
A partir del 22 de abril de 1238, Jaime I se asentaría en torno a la ciudad de Valencia, iniciando su asedio. Este duraría hasta el 28 de septiembre, firmándose a continuación las capitulaciones. En ellas se establecía que todos los musulmanes que desearan marcharse lo podrían hacer llevándose sus bienes, pero que aquellos que quisieran se podrían quedar. Se establecía también que la población musulmana permaneciera en su territorio anterior. Jaime I ofrecía a Zayyán una tregua por siete años, durante los cuales nadie, ni por mar ni por tierra, le molestaría en la zona de Cullera y Denia. A su vez, el musulmán entregaría a Jaime I, en el término de los veinte días siguientes, todos los castillos y villas que estaban al norte del río Júcar.
Tomada Valencia, la frontera se situaba en el Júcar y la política de rendiciones iba aumentando en la zona norte del citado río. Desde principios del año 1239 hasta mediados de 1240, Jaime I va a realizar una serie de operaciones militares al sur del río Júcar encaminadas a consolidar su poder en determinados puntos de esa zona.
La campaña sobre Villena y Sax se llevaría a efecto entre febrero-marzo y noviembre de 1239, cubriéndose su objetivo con la toma de Villena a finales de 1239 o, tal vez, en enero de 1240. Es esta cabalgada por tierras de Villena y Sax, que Jaime I relata en su Crónica o Llibre dels Feyts, la que conecta el pasado histórico de los sajeños con el Vizcondado de Cardona, pues en palabras del rey Jaime I:
“Después de tomar Valencia, vino Don Ramón Folc de Cardona, al que acompañaban unos cincuenta caballeros, entre parientes y amigos, y me rogaron les permitiese realizar una cabalgada por tierras de Murcia, ya que no habían participado en el asedio de Valencia. Me pareció bien. Les acompañó Artal de Alagón, hijo de Don Blasco, que conocía el terreno, pues ya lo había visitado anteriormente. En primer sitio donde decidieron pelear fue Villena y, al llegar cerca del pueblo, preparados los caballos, así como toda la compañía con las armas de que disponían, arremetieron al galope contra los moros de Villena, y les ocuparon las dos terceras partes de la población. Después, no hallándose seguros para mantenerse allí, dadas las fuerzas de los islámicos que habían en la villa, tuvieron que salir, pero se llevaron mucha ropa encontrada en las casas.
A continuación siguieron a Sax, donde penetraron a base de un ataque de caballería, tomando una gran parte de la población, mas un moro lanzó desde un tejado tan gran piedra que vino a dar sobre el casco metálico que cubría la cabeza de Artal de Alagón; lo hizo caer del caballo y murió de aquel golpe. Por este motivo, recogieron el cadáver y salieron fuera de la localidad, abandonando la empresa.

Mural “Muerte de Don Artal de Alagón” (José Martínez Antolín, 2002).


A pesar de que proyectaban seguir hacia más lejos, resolvieron regresar por el fallecimiento de Artal de Alagón. De modo que al cabo de ocho días volvieron ante mí. La cabalgada no resultó provechosa, exceptuando que consiguieron carnes varias con el fin de alimentar a toda la hueste. Después de esto, Ramón Folc se volvió”.
Este trascendental acontecimiento para nuestro pueblo, por ser la primera vez que guerreros cristianos lucharon por conquistarlo a los moros que aquí vivían, es relatado y comentado por otros escritores y cronistas de la Corona de Aragón: Jerónimo Zurta en los “Anales de Aragón”, Abarca, Beuter, Boix, Balaguer y Espinalt y García, impresionados por la trágica muerte de Artal de Alagón y el gesto humanitario del Vizconde de Cardona al no abandonar el cadáver sin vida de su amigo hasta depositarlo en tierra santa.
En la “Historia de Sax”, escrita por nuestro paisano Bernardo Herrero Ochoa, hay un extenso estudio del tema, con planos de la villa, señalando el lugar donde pudo ocurrir aquella desgracia, y donde apunta la posibilidad de que Ramón Folc volviese posteriormente a la conquista de Sax. Su tío Guillén de Cardona sí volvió a la conquista del Reino de Murcia cuando años más tarde Jaime I ayudó a su yerno Alfonso el Sabio a dominar la sublevación de Murcia.
Son los acontecimientos narrados anteriormente el sustento donde se apoya la fundación de esta nueva Comparsa, en el 750 aniversario de los mismos.

Extracto del texto leído en la inauguración de la Casa de la Comparsa “Caballeros de Cardona” el día 27 de enero de 1990.

Vicente Vázquez Hernández


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Enlaces de interes:

Ayuntamiento de Sax

Ayuntamiento de cardona

Mayordomia de san blas

UNDEF

Comparsa de Cristianos

Comparsa de Garibaldinos

Comparsa de Alagoneses

www.elcastillodesax.com

contacto:

 

caballerosdecardona@gmail.com